SOLIDARIDAD EN ESTADO PURO

Tres mujeres valencianas crean “Las tres Marías”, una asociación que organiza rastrillos, cursos y talleres para ayudar a la gente más necesitada

A. SAPENA VALENCIA Tania, Irune y Vicky han dado vida a “Las tres Marías”, una asociación que practica la solidaridad en su estado más puro, más elemental. No hay intermediarios, no hay más miembros que ellas tres. Pese a tan liviana estructura realizan muchas iniciativas.
El nombre de “Las tres Marías” salió “sin pensarlo mucho”, afirma Tania. “Surgió de manera espontánea, nos pareció que era un nombre alegre”. La asociación nació en octubre de 2010 que, principalmente, realiza rastrillos solidarios. “El dinero que recogemos se invierte en asociaciones de gente necesitada. No pedimos dinero, solo ponemos a la venta en nuestros rastrillos cosas que la gente ya no quiere: ropa, utensilios del hogar, etc. señala Irune. “No tenemos problemas, recogemos todo lo que la gente nos quiera donar, después ya trataremos de venderlo”.
No solo aceptan objetos, “también buscamos gente que se ofrezca para dar los cursillos y talleres que organizamos”. comenta Irune.
Tania, Irune y Vicky ya se conocían antes de embarcarse en esta aventura solidaria. “De siempre nos ha nacido ayudar a la gente. Nos preocupaba mucho las personas necesitadas y cada una por su cuenta iba haciendo lo que podía, recogiendo cosas y al final teníamos las casas llenas. En tonces pensamos que podíamos trabajar en conjunto y se nos ocurrió la idea de “Las tres Marías”. Fue casi una cosa casual, no pensábamos llegar hasta donde hemos llegado. Pretendemos crear una cadena de favores, porque tal como se está poniendo la situación en España o nos ayudamos todos o no salimos de esta. La crisis es más profunda de lo que podíamos pensar y el problema es que nos va costar salir. Mientras tanto, hay mucha gente que necesita ayuda. Y cada uno puede hacer algo por otro: ayudar a un vecino, llevar comida a alguien, pagar un recibo… Nos hemos hecho un poco egoístas, la gente solo piensa en si misma”.
Aunque “Las tres Marías” no tiene muchos meses de vida ya ha organizado varias iniciativas. “Hemos colaborado con Amaltea, un centro de día de Valencia y con la Asociación Valenciana de Esclerosis Múltiple (Acvem). En el primer caso fue una ayuda económica y de material y en el segundo ofrecimos varios talleres. Otra de las iniciativas fue con una parroquia para enviar regalos y juguetes a El Salvador”. Irune afirma que la crisis económica que azota España les animó a crear la asociación. “Estamos trabajando con muchas ganas y dedicándole muchas horas. hay mucha gente que lo está pasando muy mal, sobre todo aquellos de clase media baja que se han visto abocados a una situación que no esperaban”.
El trueque es una de las características de las iniciativas que promueve “Las tres Marías”. Por ejemplo, “un bar nos cede su local para el rastrillo a cambio de llevarle gente que pueda hacer una consumición en su establecimiento. Todos salimos beneficiados”, comenta Tania. Solidaridad en estado puro.

“Nos volcamos con los colectivos que no reciben ayudas oficiales”

Tania asegura que el objetivo de la ayuda que recogen “es aquel colectivo o asociación que no recibe ningún tipo de ayuda de las administraciones públicas. También queremos colaborar con entidades que por su falta de medios no tiene oportunidad de vender sus productos, ya lo hicimos con Luz Verde, un taller ocupacional con gente que tiene discapacidad mental, y nos gustó la idea”.
Tania agradece la colaboración de todas las personas que han acudido a la llamada de “Las tres Marías”. “La gente está muy volcada con nosotras, tanto aquellas que nos dan cosas como lo que nos ofrecen una parte de su tiempo para colaborar gratuitamente en nuestros cursos y talleres. Aquí no hay cuotas fijas, la gente da y aporta lo que buenamente puede, en dinero o en trabajo”.
“Todos somos iguales y todos tenemos derecho a una oportunidad para poder salir adelante. No hay que mirar a los más débiles por encima del hombro y cuando veamos a alguien que necesita ayuda hay que tenderle una mano. Y eso de que una persona sola no puede hacer nada es mentira. Una ayuda individual hace mucho y eso mucha gente no lo sabe”, señala Tania.
No les asusta ser solo tres personas a la hora de realizar tanto trabajo. “¿Solo tres personas? Es el número ideal -bromean Tania e Irune-. Es cuestión de repartirse la faena. Las tres estamos tan ocupadas que nos viene bien, aunque sí que es mucho trabajo”.

Fuente: http://www.levante-emv.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s